Translate

miércoles, 6 de enero de 2016

¿Como beneficia el estudio de los dinosaurios a los humanos modernos?

Tomado del libro “Discovering Dinosaurs in the American Museum of Natural History” de Mark A. Norell, Eugene S. Gaffney & Lowell Dingus. 1999. Traduje este texto en 2008, cuando trabajaba para el Museo Geológico en Bogotá, y he decidido "reciclar" esta traducción para el blog.


El texto original carece de ilustraciones, razón por la cual incluyo una foto con la portada del libro.

Al igual que para justificar cualquier búsqueda intelectual (por ejemplo, la Pintura, la Escritura, o el conocimiento clásico), la ciencia que estudia a los dinosaurios no puede ser evaluada por el valor monetario de sus productos. Tampoco puede ser medida como relativamente más, o menos importante que la Investigación Médica, las Ciencias de la Computación, o la Física Nuclear. En su lugar, debería ser evaluada por lo que le trae a la sociedad. Sin irse por las ramas acerca de los meritos y la relevancia de la Paleontología, podríamos argumentar que ha hecho a la sociedad más rica – al menos en virtud del conocimiento siempre creciente de los asuntos tratados en este libro. Llevando esta comprensión de los dinosaurios y el pasado en la perspectiva de nuestra vida diaria, ganamos un conocimiento y una apreciación elevados de nuestro planeta y su pasado.


Una evidencia tangible de la Ciencia que estudia a los dinosaurios es su rol en las Ciencias de la Educación. Uno de los asuntos mas mencionados en este campo es el del llamado “analfabetismo científico”. De acuerdo a casi todas las fuentes contemporáneas, el conocimiento por parte del público de los principios científicos generales es cada vez más deficiente. Los estadounidenses, habitantes de la nación económicamente más poderosa del mundo, se encuentran entre los más ignorantes en cuestiones científicas de cualquier país desarrollado. Cada vez más y más trabajos requieren una comprensión básica de la alta tecnología. Un problema citado con frecuencia respecto a la educación en ciencias es que los estudiantes consideran la Ciencia como algo aburrido. Como científicos, vemos esto mas como una dificultad con la presentación, que con el atractivo relativo del material. Una propuesta interesante ha sido utilizar el casi universal interés en los dinosaurios (ver “¿Por qué son tan interesantes los fósiles de dinosaurios?”, pagina 5) para desarrollar un programa para enseñar conceptos científicos básicos. Debido a que los dinosaurios son un grupo tan diverso de organismos, se pueden desarrollar preguntas que abarquen todo tipo de conceptos científicos alrededor de los temas relacionados con los dinosaurios: por ejemplo, los límites en la velocidad y tamaño de los dinosaurios (Física y Quimica), los tipos de rocas en los que se encuentran restos de dinosaurios (Geología), como se determina la edad de los restos de los dinosaurios (Física y Química), si es verdad que un asteroide causó la extinción de los dinosaurios (Astronomía), donde se encuentran restos de dinosaurios (Geografía), y como las aves están emparentadas con los dinosaurios (Anatomía). Este enfoque está siendo utilizado en varias universidades, y los cursos de enseñanza sobre dinosaurios se encuentran entre los cursos para no graduados mas populares. Este enfoque ha comenzado ha filtrarse a la educación preuniversitaria.

La importancia de la Paleontología se extiende mas allá. Este esfuerzo es el resultado directo de la naturaleza intuitiva y curiosa de los humanos, mientras tratamos de comprender nuestro lugar en este planeta. Los fósiles y específicamente los dinosaurios, han sido evidencia de utilidad en el desarrollo de la Teoría Evolutiva, así como muchos otros conceptos históricos, tales como la Tectónica de Placas y la Biogeografía, ahora aceptados como hechos. Sin estos fósiles, no tendríamos un indicio de la relativa insignificancia de nuestra especie incluso durante el tiempo en que los humanos han ocupado el planeta. Si esto no lo conmueve a uno como una revelación concerniente a nuestro lugar en la naturaleza, entonces será mejor quedarse buscando las respuestas en el misticismo.

Mientras se acerca el final del milenio, uno de nuestros principales dilemas es como desarrollar conocimiento, apreciación y una comprensión elevada de la biodiversidad de la tierra. Desde esta perspectiva, es importante darse cuenta de que hoy vivimos junto con solo una pequeña fracción del número total de animales que han existido en el planeta. Los que permanecen son un legado viviente de los que colectamos como fósiles, porque todos los organismos están relacionados a través de nuestra herencia evolutiva documentada por secuencias de características heredadas desde linajes de antepasados comunes. El entender estas relaciones es crucial para nuestra comprensión de cómo preservar la diversidad que nos queda, porque el patrón de interrelaciones establece la magnitud de la biodiversidad de la tierra. Los fósiles son una parte importante de los cálculos necesarios para entender estas relaciones. La forma en que los fósiles y los organismos vivientes están entretejidos filogenéticamente subyace al hecho de que las especies extintas no son entidades aisladas del pasado de la tierra. Ellos están, al igual que nosotros, todos actores integrados en el drama que llamamos La Evolución de la Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios ofensivos, de anónimos (pseudónimos no cuentan como nombres), de spam, y que involucren proselitismo religioso serán removidos.